Publicaciones etiquetadas con: post operatorio

Querida mamá

Por: Angélica Morales

Dejar el nido tengas la edad que tengas siempre es difícil, sea por los motivos que sean, salir de casa, dejar la familia, los amigos, la gente que te vio crecer con los que compartiste cosas buenas y malas no es nada fácil.

Aclaración! eso solo lo logras ver cuando estas del otro lado y comienzas a extrañar a todos esos que amas y te aman, hasta aquellos que hablaban  de tí y te hacían la vida de cuadritos, pero que formaban parte de  tu mundo.

A eso le llaman nostalgia y da los primeros años, en algunos casos dura un largo tiempo, en otros nunca desaparece, pero comienza a ser tolerable, simplemente comienzas a adaptarte a un nuevo estilo de vida. Muchos creen que alzar el vuelo es la solución a todos nuestros problemas, en algunos casos es posible, si tienes  la suerte de ser el último en la cola de la inmigración, si tus padres, esposo/a  o familia te esperan  del otro lado con los brazos abiertos. Súper!! si ese fue tu caso.

Pero si es todo lo contrario y tú eres el o la primera en dejar el nido, el sueño se torna en algunos casos en pesadilla o en una simple cadena de nuevos  obstáculos : adaptación, salud, trabajo, vivienda, soledad, nada  imposible de superar, pero si difíciles y requieren de mucha paciencia y fuerza espiritual.

Sé que  este no es el momento ideal para  pensar en eso, ya que solo empeora mi situación, pero se me hace casi inevitable, el dolor de estar en esta cama sin poder levantarme, sin poder hacer nada más que reprimir mi dolor, mis recuerdos y peor aun reprimir mi voz, que a gritos me pide » llévame a casa por favor, te lo suplico, dile que venga, quiero ir con ella «.

Dicen que fue la anestesia y que es un estado normal, post operatorio, nada del otro mundo, delirio le dicen, yo lo llamo «desde lo mas profundo del corazón» .

Lo cierto es que hoy mas que nunca este pajarito herido quiso alzar sus alas y volver a casa, aunque sea por un instante, sentir tus manos acariciándome, oír tu  voz susurrando al oído» paciencia todo pasara es solo un mal día». Me conformaba con solo saber que estabas aquí, cuidando de mi como siempre, sujetando mi mano fuertemente.

El frío de estas cuatro paredes, me tiene delirando o mas bien extrañando más de lo normal el nido, el calor de hogar, el correr y reír de l@s niñ@s, el parloteo de l@s vecin@s.

Por un momento llegue a creer que estaba en casa contigo, pero fue todo lo contrario eras tú aquí conmigo cada instante, cada noche al dormir, por las mañanas al despertar, eras tú siempre la primera dándome fuerzas para continuar.

Sé que no soy la primera ni seré la ultima inmigrante que tenga la experiencia de estar en un hospital lejos de los tiernos cuidados de «mamá», no sé como lo vivirán los demás, para mí fue difícil, pero aunque físicamente no estabas aquí, sé que nunca me abandonaste  y Dios puso en mi camino amigas/os que estuvieron pendientes de mí, que hicieron  del mal trago, algo menos duro de digerir.

No te inquietes que aun hay K….. para largo,   esta chica aun tiene muchas cosas que contarte.

posdata: Con cariño para ti querida amiga.

Categorías: ¿Quiénes somos? | Etiquetas: , , , , , , , , , , , , | 2 comentarios

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.