Una historia de CANDY CANDY…


Por: Jessica Durán

Imagino que si fuiste una chica adolescente  en los noventas conociste la historia de la bella y simpática CANDY CANDY,  y supongo que al igual que yo te enamoraste de alguno de los personajes de la caricatura.

Yo siempre soñaba con vivir algunas de las aventuras vividas por la dulce CANDY, viajar por el mundo y conocer algún chico parecido a sus enamorados, pero como dicen por ahí ten cuidado con lo que desees porque tus deseos se pueden hacer realidad.

Pués aquí inicia mi historia de CANDY CANDY….

Era una tarde de verano del año 2001, me encontraba triste y destrozada por un sinfín de problemas familiares vividos en esa época,  recuerdo haberme sentado frente a mi casa para desahogar mis penas, limpiando las lágrimas que resbalaban de mis ojos y entre ojos brillosos escuché una voz  que cambiaría mi vida para siempre.

–         ¡No llores!- dijo-¡Estoy seguro que te ves más linda cuando ríes que cuando lloras!

Al escuchar esas palabras levanté mi rostro y me encontré con la imagen más bella que jamás había imaginado, era un chico rubio, de ojos verdes maravillosos, tenía un rostro espectacular, parecía que mi sueño de conocer a un chico como ANTHONY de la bella CANDY CANDY  se había hecho realidad, aunque por un momento pensé que era un ángel que Dios me había mandado para consolarme.

–         ¡Me llamo Jhonny! –Se presentó-

Me quedé muda ante la imagen celestial que aparecía frente a mí, no dije ni una palabra. Él me dejó su pañuelo para secar mis lágrimas y luego me dijo adiós.

Su aparición hizo que mis penas fueran olvidadas por un momento, aunque  luego de unos minutos volvieron hacia mí. Pero su llegada  cambió para siempre mi vida.

Fueron muchos los meses que mi consuelo y alegría llegaban con sólo verlo pasar, porque su valentía de hablarme ese día no volvió a suceder, parecía que su timidez era más fuerte que sus deseos de conocerme, según me comentó luego un amigo en común.

Pero un día se armó de valor, me invitó a salir. Su propuesta llegó a través de ese  amigo, y fue así como  salimos a pasear juntos.

Desde ese día nuestra amistad creció hasta convertirse en amor, recuerdo muy bien el día que me declaró sus sentimientos, sus manos temblaban sin parar y sus labios color cereza se tornaron verdes como el limón. Estaba muy nervioso pero logró sacar las  palabras de su boca.

–         ¡Quieres que nos conozcamos más allá! – Expresó.

–         ¡A dónde más allá ¿en la cocina?- le dije burlandome de su nerviosismo-. Rompimos en carcajadas y en ese momento iniciamos una relación de ensueño, maravillosa y llena de muchas aventuras.

Recuerdo una de las mejores Navidades vividas juntos, me invitó a su casa y disfrutamos de una velada romántica, nos reímos, abrimos los regalos, vimos las estrellas y pedimos muchos deseos a ese cielo estrellado, pero al pasar de unas horas me di cuenta que tenía que volver a casa, pero como era de esperarse siendo casi media noche no encontramos transporte para volver. Empezamos a caminar, correr y hasta me cargó en su espalda por algunos momentos, y como regalo  de cierre de la velda de pronto el cielo se iluminó de colores, los fuegos artificiales que anunciaban  las doce de la noche habían iniciado, nos detuvimos para contemplar la belleza  que el cielo nos regalaba. Fue maravilloso vivir esa aventura.

Así como esa historia, fueron muchísimos los instantes que disfrutamos juntos.Éramos completamente felices, él era mi príncipe soñado y yo su princesa bella, era un sueño del que nunca quería despertar, parecía que mi historia de CANDY CANDY se había convertido en realidad.

Toda esa felicidad  me hizo olvidar el triste desenlace de ANTHONY  en la historia de  CANDY CANDY… sí  como se imaginarán mi historia terminó igual que mi caricatura favorita, sólo que en vez de un caballo blanco mi tragedia sucedió  en un microbús blanco, donde mi príncipe JHONNY fue asesinado en un asalto a mano armada una tarde de domingo.

Recuerdo que sus últimas palabras las escuché al otro lado del teléfono, una semana antes de mi cumpleaños, cuando me llamó para recordarme que tenía una sorpresa para esa fecha especial.

– ¡Te amo mi princesa! –    Me dijo-   ¡Nunca olvides que te amo, y que mi corazón siempre será tuyo!-

Ese regalo nunca llegó, me quedé esperando la sorpresa , ya que  dos días antes de mi cumpleaños mi príncipe de ojos verdes y de rostro angelical,  había partido de este mundo terrenal hacia el celestial.

En memoria de Jhonny Alberto Bran Guevara

1982-2005

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Categorías: Memorias | Etiquetas: , , , , | 7 comentarios

Navegador de artículos

7 pensamientos en “Una historia de CANDY CANDY…

  1. yuli

    fue muy setimental q t rompia el corazón aunque el final hubira sido otro

    • Gracias por tomarte el tiempo de leer mi historia, pero en el final no podria ser otro porque es real lo que sucedió en cada linea hay mucha tristeza. Saludos

  2. Elsy

    Hi Jessica, quiero hablar contigo, mmandame un correo a beacas1@hotmail.com para darte mi #, yo estudié en la U donde conocí a Jhonny, siempre me ha dado tanto pesar, espero.porfavor te comuniques

  3. josimar

    Que linda historia,aunque ya han pasado 7 años de su fallecimiento estoy segura que aún lo sigues recordando… pero recuerda que el amor verdadero es aquel el que nunca se olvida

  4. Gracias Joserp por tu comentario, la verdad que lamentablemente en nuestro país la vida se ha convertido en algo sin valor, porque los delincuentes matan a quien se les antoje sin pensar en el dolor que causan, y en la vida que estan acabando, es inconvencible la mentalidad de esos seres que no tienen corazon. Son actos monstruosos.

    Gracias por tu pesame, pero a costa de que no se puede hacer nada, yo siempre trato de recordar con amor a todos mis seres queridos que ahora estan en el cielo cuidandome, en especial a mi JHONNY.

  5. joserp

    Esta triste historia me recuerda a tantas otras que he escuchado en El Salvador, gente buena que muere injustamente, ilusiones perdidas, que a menudo se cuentan un tono de melancolía y tristeza, y alguna sonrrisa, que hace pensar que la persona que te las cuenta está recordando a un ser querido terriblemente asesinado. Mi más sincero pésame para todas aquellas personas que le han asesinado a algún ser querido injustamente e cualquier parte de mundo.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

A %d blogueros les gusta esto: